El plan

Las granjas son lugares súperagradables para todos, pero especialmente para los niños. Además de ponernos muy cerquita un montón de animales de esos que no son potencialmente peligrosos (o no demasiado) para los peques –siempre que no les provoquen, claro-, podéis disfrutar de las maravillas de la naturaleza, que no son pocas.

Si sois urbanitas, seguro que alguna de las 20 razones que os damos ahora para disfrutar de una visita a la granja no las habéis experimentado aún o no en los últimos años.

  1. Ver la puesta de sol.
  2. Oír cantar a los gallos al amanecer.
  3. Peinar a los burritos.
  4. Escuchar el sonido de una fuente cuando el agua cae. Y no oír nada más.
  5. Descubrir qué es eso de trillar (nos alegra si de repente traemos recuerdos de tu infancia y tus abuelos a tu mente. Si es así, eres un afortunad@)
  6. Escuchar el sonido de las hojas de los árboles acariciándose tranquilas.
  7. Coger aceitunas del suelo u otros frutos recién caídos de los árboles.
  8. Dar de comer a las ovejas.
  9. Mirar al horizonte y sentir que la vista no llega al final.
  10. Sentir que no eres nadie sin una cesta de mimbre en la que guardar tus tesoros.
  11. Oler la lluvia antes incluso de que caiga una gota sobre ti.
  12. Descubrir un cielo infinito.
  13. Oír el cantar de los grillos y darte cuenta de que pasas junto a uno cuando dejas de oírlo.
  14. Aprender haciendo, tocando, manipulando y no solo viendo y escuchando lo que nos cuentan.
  15. Descubrir más colores de los que encontrarás jamás en la caja de pinturas más completa del mundo.
  16. Sentir que la música viene precisamente de ahí, de la naturaleza, y que los instrumentos son meros imitadores. Geniales y maravillosos, es verdad.
  17. Sentir ese fresquito del atardecer aunque el sol nos acaricie la piel.
  18. Huir de un mosquito nocturno alertado por su zumbido.
  19. Hacer de la bicicleta tu medio de transporte perfecto porque, de repente, por aquí sí puedes llevarla por todas partes.
  20. Comer fruta que acabas de coger y sentir que se trata de una gominola.

Granja Escuela el Álamo (Madrid)

Visita las instalaciones de la granja y a sus animales junto a un monitor que acompañará a la familia para que conozcan sus características, fisiología, alimentación, razas, cuidados y enfermedades. 

Taller artesanal a elegir entre hacer pan, galletas, pisar la uva, hacer aceite en la almazara, etc…

Finalizando con un pequeño aperitivo todos juntos mientras los niños pueden comer un menú infantil.

Granja Do Souto (A Coruña)

Taller de naturaleza que consiste en dar un paseo por las orillas del río Mera conociendo los árboles que componen la fraga autóctona gallega y al volver a la granja os mostrar la colección de curiosidades: diferentes especies de bivalvos, un huevo de avestruz, nidos de diferentes aves… y todos los animales de la granja. Con posibilidad de realizar el taller montados a caballo.

Planes recomendados por Diana Martín, directora de Mamá tiene un Plan.

5

0 Opiniones

  • 5
  • 4
  • 3
  • 2
  • 1

Valora el plan

Cuentin Naranjino de TriNa

Zergio de TriNa

Oooppppsss. Hemos hecho algo mal. Inténtalo de nuevo más tarde cuando se tranquilicen las frutas.

Gracias por darnos tu opinión. Seguro le resultará muy valiosa al resto.

Fran de la Huerta de TriNa